Estrategias competitivas de cara a afrontar una competición

Estrategias competitivas de cara a afrontar una competición

Iker Muñoz

Director deportivo de Runnea. Doctor en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Docente-investigador en la Universidad Europea del Atlántico (Santander) impartiendo las asignaturas de Fisiología del Ejercicio y Planificación y Entrenamiento de Alto Nivel. Pese a mi trabajo, mantengo mi afición de entrenar a atletas de diferentes deportes en pruebas de resistencia y ultra-resistencia. Otra de mis pasiones es entrenar y competir en carreras populares de triatlón, carreras de asfalto y trail.

Todo proceso de entrenamiento tiene como objetivo final la mejora del rendimiento deportivo. Esta mejora puede ser mostrada de muchas maneras, desde mejorar una marca personal sobre una distancia, terminar una competición sobre una distancia nueva, clasificarse para algún evento, etc. Todos estos objetivos tienen normalmente un mismo nexo común, este es la competición.

Normalmente nuestro objetivo se materializa en una competición, y a su vez esta, será la que certifique de alguna manera el haber alcanzado nuestra meta final.

Obviamente el entrenamiento es la piedra angular sobre la cual debemos basarnos para mejorar nuestro rendimiento. No obstante, sin una estrategia correcta el día de la carrera, difícilmente podremos alcanzar nuestro objetivo.

En la actualidad, diversos autores estudian las diferentes estrategias competitivas que se dan durante las carreras de fondo, especialmente sobre la distancia de medio maratón y maratón. Mediante estos estudios se pretende establecer una estrategia óptima para cada competición y objetivo (puesto o marca).

Una publicación de Abiss y Laursen (2008) describió seis posibles formas de afrontar una carrera en función de la distribución del ritmo durante esta. Este concepto se resume en la palabra pacing (en inglés) o distribución del ritmo. En función de cómo el deportista varíe, o no, el ritmo se podrá establecer un perfil de carrera u otro. Dicho de otra manera, es importante analizar cómo distribuimos nuestra intensidad (velocidad en este caso) durante los diferentes kilómetros de la competición para poder establecer futuras mejoras, especialmente en lo que respecta a estrategia competitiva.

Entrena con Runnea Academy de manera individualizada

A continuación se expondrán los tres comportamientos de pacing principales en competiciones de 21,1 y 42,2 km. No obstante, si el lector está interesado en este área para competiciones de menor distancia, recomendamos la reciente publicación de uno de nuestros entrenadores (el Dr. Arturo Casado Alda) al respecto, puede consultarla en: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2095254620300776

Estrategias competitivas de cara a afrontar una competición

Los principales perfiles de pacing que pueden observarse son el positivo (el más numeroso), el even o constante, y el negativo. A continuación, se expondrá un breve resumen de cada uno de ellos:

  • La estrategia positiva, se basa en un comienzo por encima de la velocidad promedio, realizando la primera mitad de la carrera a una velocidad mayor que la segunda. Normalmente, cuanto mayor es el tiempo pasado a velocidades superiores al promedio de la velocidad de carrera, durante la primera mitad, más abrupto es el descenso de la velocidad durante la segunda mitad.
  • La estrategia even, responde a el mantenimiento de una velocidad constante durante la mayor parte de la carrera, intentando minimizar las variaciones en la velocidad.
  • La estrategia negativa, se caracteriza por una primera mitad de la carrera más lenta que la segunda. De esta manera el corredor podrá afrontar el final de la competición con una menor fatiga acumulada.

No obstante, la elección de un perfil de pacing u otro (y su desarrollo) no es una elección sujeta única y exclusivamente al criterio arbitrario del atleta o entrenador/a. Es importante entender que, pese a poder tener una estrategia de carrera preestablecida, durante la competición el atleta debe tomar decisiones de manera continua y esto influirá en el pacing finalmente desarrollado.

Además, de la competición en sí, existen diversas variables que influirán en la capacidad para desarrollar un perfil de pacing determinado.

La experiencia como elemento diferenciador para adoptar un perfil

Pese a que estos perfiles están bien diferenciados es difícil, para corredores con una baja experiencia, el desarrollar una estrategia even o negativa. En ocasiones el afrontar una nueva distancia o tener poca experiencia sobre esa distancia hace que, durante los primeros kilómetros, la percepción sea muy positiva sobre nuestro rendimiento, y luego eso se paga en forma de una reducción sensible de la velocidad. Por eso, el perfil positivo es el más numeroso entre los deportistas con menos experiencia en carreras de resistencia.

La capacidad de desarrollar un perfil u otro está estrechamente relacionada con la experiencia del corredor en la distancia a competir (Breen, Norris, Healy,y Anderson, 2018). A su vez, resulta muy relevante el tiempo dedicado a entrenar. Varios estudios muestran que ante una igualdad de días por semana entrenados (4-5 días) para un maratón, las personas que entrenaron más (mayor volumen de entrenamiento) fueron capaces de mantener un ritmo de carrera más estable, reduciendo el número de variaciones, lo que se asocia a un perfil even (Swain, Biggins, y Gordon, 2019; Gordon et al., 2017).

En la figura 1 se muestra un ejemplo gráfico de los tres perfiles competitivos en 3 corredores con un mismo rendimiento final (1 hora 3 min y 17 segundos en un medio maratón).

Figura 1. Ejemplo de tres estrategias competitivas y un mismo rendimiento final.

Estrategias competitivas de cara a afrontar una competición

En la figura 1 se puede observar claramente la evolución del ritmo de carrera en función de cada kilómetro

Influencia del género en el desarrollo de un perfil

Otro de los factores que pueden influir en el desarrollo de un pacing u otro es el sexo del corredor. En hombres parece que el perfil positivo es el predominante, sin tener en cuenta el rendimiento y la experiencia del atleta, mientras que en mujeres tienden a adoptar un perfil con menos variaciones de ritmo, evitando una caída más marcada en la segunda mitad de la carrera, que los hombres (Santos-Lozano, Collado, Foster, Lucia, Garatachea, 2014; Nikolaidis y Knechtle, 2018). En este sentido las mujeres tienden a desarrollar un perfil más estable permitiendo un descenso de la velocidad más tarde que los hombres en carreras como el maratón, lo cual puede ser una ventaja desde el punto de vista fisiológico.

No obstante, todas estas diferencias estarán sujetas al rendimiento inicial del deportista. Si este rendimiento es bajo, asumiendo que correrá durante toda la carrera, será muy difícil que desarrolle un perfil negativo o even. Esto es debido a unas menores adaptaciones, por parte de los deportistas con menor nivel. Estas menores adaptaciones hacen que factores limitantes del rendimiento en carrera (hipertermia, la depleción de los depósitos de glucógeno, la deshidratación, etc.) aparezcan antes y obliguen al atleta a descender la velocidad de carrera.

Por lo tanto, es importante que deportistas con un nivel medio-bajo piensen en qué estrategia les convendrá adoptar teniendo en cuenta las variables que influyen en el poder desarrollar un perfil de pacing u otro. En muchas ocasiones, los perfiles adoptados por la élite, aunque reportan un mayor rendimiento, no pueden ser reproducidos por la gran mayoría de corredores populares.

Bibliografía:

  • Abbiss, C. R., & Laursen, P. B. (2008). Describing and understanding pacing strategies. Sports Med.
  • Breen, D., Norris, M., Healy, R., & Anderson, R. (2018). Marathon pace control in masters athletes. International Journal of Sports Physiology and Performance. https://doi.org/10.1123/ijspp.2016-0730
  • Swain, P., Biggins, J., & Gordon, D. (2019). Marathon pacing ability: Training characteristics and previous experience. European Journal of Sport Science. https://doi.org/10.1080/17461391.2019.1688396
  • Gordon, D., Wightman, S., Basevitch, I., Johnstone, J., Espejo-Sanchez, C., Beckford, C., Boal, M., Scruton, A., Ferrandino, M., & Merzbach, V. (2017). Physiological and training characteristics of recreational marathon runners. Open
  • Access Journal of Sports Medicine. https://doi.org/10.2147/oajsm.s141657
  • Santos-Lozano A, Collado PS, Foster C, Lucia A, Garatachea N. Influence of sex and level on marathon pacing strategy. Insights from the New York City race. Int J Sports Med. 2014;35(11):933-8.
  • Nikolaidis PT, Knechtle B. Pacing in age group marathoners in the "New York City Marathon." Res Sport Med. 2018;26(1):86-99.